jueves, 23 de febrero de 2012

Padre Fernando Olmedo

La calle Padre Fernando Olmedo tiene su origen en el antiguo paseo de A Seca, el cual se iniciaba un poco más adelante del convento de Santa Clara y avanzaba en línea recta y rodeado de arbolado bordeando una gran junquera, hasta tomar una curva a izquierda en donde daba comienzo el camino Viejo de Castilla, junto al famoso lavadero de A Seca. Estas postales dan una idea clara de cómo era este paseo a principios del siglo XX.

Paseo de A Seca alrededor de 1910
Lavadero de A Seca, 1912

Pasaron los años y el arbolado del paseo desapareció. La junquera que bordeaba se desecó, y sobre los terrenos que ocupaba se levantaron, recién iniciada la década de los sesenta, las instalaciones deportivas del Estadio de la Juventud junto con el que fue Colegio Público Atlántico y su residencia de estudiantes. El muro de la mano derecha fue cediendo al paso de nuevas edificaciones, y finalmente el que fuera todo un bucólico paseo quedó convertido en una calle más del centro urbano.

Con el tiempo esta calle fue haciéndose famosa por sus constantes e importantes inundaciones cuando un temporal coincidía con marea alta, ya que su cota es prácticamente idéntica a la del río, no en vano está pavimentada sobre los terrenos de la antigua junquera. Además parece ser que ayudó bastante el desvío que se hizo del cauce del arroyo Valdecorvos con objeto de abastecer al viejo lavadero.

Pero además de su tendencia a la anegación, esta calle cuenta con otra característica especial: en ella viví durante 16 años. Precisamente en el edificio que algunos de mis amigos llamaban "boomerang", el que hace la curva al final de la calle, el que se construyó junto al mítico lavadero, el que tiene en su bajo desde tiempo inmemorial el almacén de patatas Vicente... Y por si fuera poco, también hice toda la EGB en el colegio Atlántico. Una sobredosis en toda regla, que se hacía más llevadera gracias a los muchos días en que se anulaban las clases porque sólo se podía acceder al colegio en góndola.

Dejando a un lado las divagaciones, hoy traigo dos imágenes de la calle tomadas en verano de 1964. La primera mira en sentido a la calle Santa Clara, y en ella vemos que casi todos los edificios han desaparecido a día de hoy salvo contadas excepciones. En la acera de enfrente vemos el muro de cierre del Estadio de la Juventud, que en aquellos tiempos era mucho más alto que en la actualidad, ya que hará unos veinte años que se rebajó por su fuerte efecto muralla, pasando a contar con una verja metálica que ofrece más visibilidad.

Verano de 1964
Invierno de 2012

Esta segunda imagen está tomada en sentido opuesto a la anterior, aunque más o menos desde la misma posición. Vemos nuevamente el muro del estadio, como ya comentamos ahora de menor altura, así como las antiguas edificaciones de piedra hoy desaparecidas. Al fondo se aprecian las viviendas que fueron demolidas para construir el "boomerang", junto al lavadero de A Seca. Y como también se puede ver, lo que hoy es la cuesta de Casimiro Gómez en 1964 era todo un bosque.

Verano de 1964
Invierno de 2012

Y para terminar no podía faltar una imagen tomada en un día de inundación. Así se veía el canal desde el cruce con la calle Padre Gaite. Veredicto: navegable.

23 de junio de 1988
28 de marzo de 2014

3 comentarios:

  1. Soy la visitante capicúa 414. Muy emotiva esta entrada, recordandeo tu niñez.

    ResponderEliminar
  2. yo estudie en ese colegio 1980-88...que grandees tiempos y recuerdos...

    ResponderEliminar
  3. hola
    non haberá quizais algunha foto do antigo lavadoiro que eu ainda lembro nos anos sesenta???
    grazas polo blog

    ResponderEliminar