domingo, 23 de agosto de 2020

Avenida de Santa María

La primigenia iglesia de Santa María se estima que comenzó a construirse durante la primera mitad del siglo XII, probablemente de estilo románico y con un tamaño muy inferior al de la actual.

Eirado das Torres (1873) con la basílica de Santa María al fondo
y los restos de las Torres Arzobispales a la izquierda.
Pero llega el siglo XVI y con él el esplendor de la villa. Es entonces cuando el gremio de mareantes impulsa la construcción de una nueva gran basílica sobre el solar ocupado por la vieja iglesia medieval. Se comenzó a levantar en torno al año 1510, y las obras se prolongarían durante más de un siglo. Se comenzó con la capilla mayor, siguiendo con las naves y capillas laterales, continuando con la obra escultórica de la fachada, y finalizando la obra principal con el abovedado de la nave central, terminado en 1559.

A esta época de esplendor le siguió una profunda crisis al final del siglo XVI: la falta de calado del puerto, las guerras con los Países Bajos e Inglaterra que mermaron de forma notable las exportaciones, el incremento de la fiscalidad promovido por Felipe II, la gran epidemia de peste de 1598 y la inquisición, formaron un cóctel Molotov que explotó desencadenando el declive de la villa. Y una de sus consecuencias fue la falta de financiación para las obras accesorias de remate de la basílica, tales como la torre del campanario, el coro y el retablo. La construcción de la torre se abordó a partir de 1605, mientras que el retablo fue encargado en 1623, permaneciendo en la basílica hasta que fue derribado y reemplazado por el que existe en la actualidad, en el año 1909.

Tras todos estos avatares se concluyó la obra, y a día de hoy puede contemplarse lateralmente desde la avenida de su mismo nombre.

ca.1960
1 de agosto de 2020

En las parcelas ahora ocupadas por el palacete de Mendoza (1878) y el sanatorio Santa María se erigían antiguamente las Torres Arzobispales. Éstas formaban parte de una gran fortificación que se comenzó a construir en torno al año 1226 con el objetivo de servir de mansión a los arzobispos compostelanos, señores de la villa a partir de la donación real que se produjo en 1180. Esa fue su función durante siglos, pero con el paso de los años fue utilizada incluso como prisión.

Junto a la fortificación se extendía el Eirado das Torres (o Lampán dos Judeus), actual avenida de Santa María, el cual tenía una función claramente defensiva. Si tenemos en cuenta que la fortaleza se encontraba pegada por un lado a la muralla medieval y por el otro lado contaba con un profundo foso que se salvaba mediante un puente levadizo, era un claro objetivo de ataque desde el exterior. Por tanto, lo que se buscaba con esta explanada era minimizar los daños que pudiera causar un pedrolo de grandes dimensiones catapultado desde el exterior a mala fe.

Llegó el siglo XIX y las torres presentaban un estado ruinoso. Consideradas un desagradable recuerdo del pasado feudal, y aprovechando la fiebre imperante en la época de demolerlo todo en aras del progreso, se firmó su sentencia de muerte. En 1873 se produjo su derribo, aprovechándose la piedra resultante para pavimentar media ciudad.

Tras su demolición se encontró bajo sus cimientos un túnel con dos ramales; el primero hacia la iglesia de San Bartolomé O Vello y el segundo hacia los ábsides de la iglesia de Santa María. Los arzobispos no se andaban con coñas.

Hoy, tras las excavaciones realizadas pocos años atrás, se ha creado un museo subterráneo en recuerdo de estas históricas torres. Al fondo de la imagen actual vemos la entrada al mismo.

1965
2013

sábado, 15 de agosto de 2020

Echegaray

Así recibía Pontevedra a los que entraban desde Poio, a través del puente de A Barca, en el año 1958. Tras cruzar el puente se enfilaba el centro urbano a través de la calle Echegaray, llegando directamente a la Alameda. A día de hoy la entrada se realiza a través del paseo de Colón, mientras que este vial se utiliza como salida de la ciudad.

Un solitario autobús campaba a sus anchas por la que hoy en día es una de las calles más congestionadas del centro. Eran tiempos más relajados...

1958
17 de enero de 2020

Vemos que en el entronque con la calle Alameda ya se encontraba construido el edificio del ambulatorio en 1965. También se observa el viejo Cafetín, que años después sería completamente remodelado.

27 de agosto de 1965
7 de agosto de 2020

A finales de los años sesenta la calle todavía contaba con doble sentido de circulación. Hoy, el cruce con la calle Alameda se ha rediseñado para adaptarse a las nuevas condiciones del tráfico.

Julio de 1969
28 de junio de 2020

viernes, 14 de agosto de 2020

Barón

La calle Barón se adentra en el casco viejo pontevedrés desde la plaza del Peirao (en las inmediaciones del puente de O Burgo) llegando hasta la plaza de las Cinco Calles, situada en pleno corazón de la villa medieval y principal encrucijada de caminos del centro histórico.

Junto a ella nos encontramos el Parador de Turismo de Pontevedra, el cual cuenta con el honor de haber sido el primero de toda Galicia. Se encuentra establecido en un palacio renacentista construido originalmente en el siglo XVI y conocido en sus primeros años de vida como pazo da rúa da Ramallosa, sobre el que posteriormente se levantó el pazo de los Condes de Maceda a finales del siglo XVII. Residencia de los barones de Casa Goda (por lo que se conoce al pazo como Casa del Barón), al morir el último barón pasó a manos municipales, de donde fue cedido al Ministerio de Turismo para su reconversión en establecimiento hotelero. Su inauguración oficial se celebró el 15 de enero de 1955 y sigue su actividad en la actualidad.

13 de junio de 1964
12 de mayo de 2020

lunes, 29 de junio de 2020

San Antoniño

La calle de San Antoniño comenzó su desarrollo en los primeros años de la década de los 60, impulsada por la construcción de un importante polígono de viviendas sociales compuesto por varios bloques de edificios así como una serie de casitas adosadas. Todo este boom constructivo propició la urbanización de la calle y de sus perpendiculares, creándose uno de los barrios más importantes de la ciudad en una zona que por aquellos tiempos era considerada como las afueras.

Hace casi 60 años este era el aspecto que presentaba el inicio de la calle San Antoniño visto desde la plaza de Barcelos, casi irreconocible hoy en día de no ser por el muro de Santa Clara, que ahí sigue.

1962
29 de febrero de 2020

Pocos años después, ya realizada gran parte de la nueva barriada en la zona central de la calle, se continúa edificando en parcelas libres como las de la zona confluente con la plaza de Barcelos que vemos en la siguiente imagen de 1965.


22 de octubre de 1965
29 de febrero de 2020

En la siguiente fotografía vemos el mismo tramo de la calle dos años más tarde, en 1967, con el vial urbanizado y en funcionamiento. Incluso se puede ver el cartel de una farmacia que a día de hoy sigue repartiendo aspirinas en el mismo local.

1967
2012

Los edificios que dieron origen a este barrio pueden verse en las siguientes tomas de 1968. Formaron parte del proyecto tanto los chalecitos adosados (originalmente todos blancos, aunque a día de hoy alguno se encuentra repintado en otro color), como los altos bloques (también blancos) que se ven al fondo, así como el edificio de la mano izquierda con fachada a la calle José Millán, bloque que fue pensado con un diseño y características muy avanzadas para su época.

23 de abril de 1968
7 de junio de 2020

Al edificio de la derecha le han tapiado las ventanas inferiores de cada piso. Mucho diseño y poca funcionalidad quizá...

23 de abril de 1968
3 de marzo de 2012
8 de febrero de 2020

Detalle de la esquina de San Antoniño con la plaza de Barcelos en 1969. De no ser por los coches aparcados casi no se notaría la diferencia.

1969                                                                                             2020

Ya estamos en 1970. Ese Seat 124 era el último grito en aquellos tiempos. Por su matrícula apenas tenía nueve meses...

4 de septiembre de 1970
21 de enero de 2012

Por último, en 1971 se estimó que la calle necesitaba una nueva capa de firme y el Concello se puso a ello. En el margen derecho todavía no se había construido ninguna vivienda. En su lugar, un gran almacén de madera.

17 de mayo de 1971
3 de marzo de 2012

domingo, 28 de junio de 2020

Perfecto Feijóo

La cuesta de Perfecto Feijóo, que diez años antes pertenecía a la periferia más exterior de la ciudad, comenzaba en 1964 a integrarse en el casco urbano. Primero con la construcción en 1961 de dos bloques de edificios del Ministerio de la Vivienda junto al muro del convento de Santa Clara, uno de los cuales ocupa el margen izquierdo de las dos imágenes siguientes. Y posteriormente con el comienzo de la gran urbanización del barrio de San Antoniño, que en 1964 se encontraba en plena efervescencia edificatoria.

En el margen derecho todavía se conservan a día de hoy tres de los antiguos edificios que ocupaban la calle en los años 60, ahora rodeados de nuevas y más altas construcciones.

1964
13 de mayo de 2020